Política Internacional
Derecho Internacional Unión Europea

¿Qué es la Unión Europa?

Llevo tiempo escuchando calificativos a la Unión Europea que la definen como una federación, una confederación o los próximos Estados Unidos de Europa; y que llegan incluso hasta otros adjetivos más descalificativos como banda de plutócratas, burócratas sin sentimientos, el gobierno en la sombra del poder financiero o, en su variante más resumida, se la llega a definir como “el mal”.

Pero ¿Qué es exactamente? Desde luego no es una federación (eso lo serían Alemania, Canadá o los Estados Unidos), ni es una confederación (el ejemplo quizá más cercano podría ser Suiza) y ni es, ni va a ser nunca, un país del estilo de los Estados Unidos de América (o Europa en este caso). Estos ejemplos nunca se van a poner en practica por mucha integración que se quiera o no tener (básicamente no se va a crear un país de la UE por que los países miembros no quieren).

¿Qué es exactamente la Unión Europea?

En este sentido, la Unión Europea es, única y exclusivamente, una organización internacional de carácter regional. Como tal, es un acuerdo voluntario de países, regido por la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969.

Los países firmantes acuerdan de forma unánime ceder unas competencias a un Organismo Internacional que acaban de crear. Esta cesión es voluntaria y, en el caso de la UE, es previamente validada por los parlamentos de los países y/o mediante un referéndum. Por tanto, es falso también el mito de que la EU tiene cada vez más competencias y que va poco a poco quitando el poder a los países miembros. En caso de que los países miembros quieran dar más competencias a la EU se tiene que realizar una modificación de los tratados que conforman la organización (en la practica creando una nueva organización, aunque se llame de la misma manera). Esta ampliación de competencias es voluntaria y requiere la unanimidad de todos los estados miembros, y es el proceso que hemos visto en la creación de los siguientes tratados (para ver todos pinchar aquí):

  • Tratado de Roma (1957): Se crea la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom).
  • Tratado de Maastricht (1992): Se establece la Unión Europea. Se pone en marcha la Unión Monetaria Europea y se introducen elementos de la unión política (ciudadanía, política común de relaciones exteriores y asuntos internos).
  • Tratado de Lisboa (2007): Es el tratado actual y aclara las competencias de la UE, crea el puesto permanente del presidente del Consejo Europeo y del Alto Representante para Asuntos Exteriores. Introduce la Carta de derechos Fundamentales (de los ciudadanos) y crea un nuevo servicio diplomático de la Unión.

No todas las propuestas de ampliación de competencias se aprueban. En 2004 una propuesta constitucional para la UE fue aprobada por el Parlamento Europeo, pero finalmente fue desestimada al ser rechazada en referéndum por Francia y Holanda, y no conseguirse de ese modo la unanimidad necesaria para su puesta en práctica.

Como vemos, la EU es una estructura vacía sin otro contenido que el que sus países miembros le quieran conceder en los tratados firmados (y que luego son vinculantes para los estados miembros con la única excepción de la retirada de este, tal y cómo ha hecho Reino Unido con el Brexit). La EU no tiene una legitimidad originaria basada en una nación histórica, y como tal, dejaría de existir si sus estados miembros así lo decidieran.

En ese sentido, la organización siembre se ha mantenido en el estricto cumplimiento de sus competencias, y una extralimitación de estas sería considerado un acto Ultra Vires (“Más allá de sus poderes”) y por tanto sin valor jurídico.

Estas competencias exclusivas de la UE serían las siguientes:

  • Unión aduanera
  • Establecimiento de las normas sobre competencia necesarias para el funcionamiento del mercado interior
  • Política monetaria de los Estados miembros cuya moneda es el euro
  • Conservación de los recursos biológicos marinos dentro de la política pesquera común
  • Política comercial común

Además de estas competencias exclusivas, existen una serie de competencias compartidas, en las que la UE puede tomar la iniciativa, al margen de los estados miembros, cuando estos no sean capaces por su cuenta de articular estas funciones comunes. Serían las siguientes:

  • Mercado interior
  • Política social, en los aspectos definidos en el TFUE
  • Cohesión económica, social y territorial
  • Agricultura y pesca, con exclusión de la conservación de los recursos biológicos marinos
  • Medio ambiente
  • Protección de los consumidores
  • Transportes
  • Redes transeuropeas
  • Energía
  • Espacio de libertad, seguridad y justicia
  • Asuntos comunes de seguridad en materia de salud pública, en los aspectos definidos en el TFUE
  • Investigación, desarrollo tecnológico y espacio
  • Cooperación para el desarrollo y ayuda humanitaria

Crisis económica, de refugiados y populismo euroescéptico.

Más allá del ámbito de las competencias de la UE, el continente europeo se ha visto amenazado por dos crisis que han puesto en duda el proyecto europeo debido a su incapacidad para poder gestionarlas. Estas han sido la crisis financiera de 2008 y la crisis de refugiados de 2015. En ambas se ha intentado culpar y buscar soluciones dentro del ámbito de la Unión Europea debido a su carácter regional, y las “soluciones” que se han implementado en muchos casos ni siquiera son actos jurídicos propiamente dichos de la UE.

En el ámbito de la crisis financiera, y debido a los problemas que tenían algunos países de la zona euro de financiarse en los mercados internacionales, se creó el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Este organismo es formalmente un organismo internacional independiente de la UE que fue creado por todos los estados miembros de la Unión Europea. Además de esto, las soluciones que conllevaban ampliar las competencias del Banco Central Europeo (BCE) tuvieron que ser autorizadas de forma unánime por los representantes de todos los estados miembros de la EU.

Con respecto a la crisis de refugiados, de nuevo, la falta de competencias especificas de la EU para gestionar la crisis ha llevado a criticar a la organización y a soluciones ad-hoc.

Es cierto que la Unión Europea tiene un sistema de gestión común de los solicitantes de asilo (CEAS: Common European Asylum System), pero este sistema no esta implementado al 100% en todos los países de la EU, incumpliendo estos sus obligaciones ante la UE. Un ejemplo de este incumplimiento lo tenemos en Hungría. En este enlace se especifican todas las deficiencias e incumplimientos del gobierno húngaro con respecto a sus obligaciones sobre la gestión de refugiados y solicitantes de asilo.

Al margen de esto, los estados miembros tienen amplias competencias y vacíos legales (incluidos en la propia Convención sobre el estatuto de los refugiados de 1951) para denegar el estatus de refugiado o expulsar a inmigrantes ilegales sin que la Unión Europea pueda hacer nada por evitarlo (La integridad territorial y la inviolabilidad de las fronteras siguen siento, y lo serán en el futuro competencias exclusivas de los estados). Además de esto, la UE tampoco tiene competencias de rescate marítimo, ni tiene ningún puerto franco propio en el que pueda acoger inmigrantes y refugiados. De nuevo estas acciones de rescate y acogida quedan en manos de los estados miembros.

Estos son solo algunos ejemplos que son usados para culpar a la Unión Europea (y exculpar de esa manera a los países miembros) de situaciones para las que la UE no tiene competencias. Y no las tiene por que no se le han asignado por sus estados miembros. Estas manifestaciones de populismo, especialmente vistas en Polonia, Reino Unido e Hungría, pero también en Francia y España, están convirtiendo a la Unión Europea en el chivo expiatorio para políticos que únicamente buscan desviar la atención sobre responsabilidades que son propias de sus estados.

Con estas acciones, se pone en duda la utilidad de una organización como la Unión Europea (que no tiene ni siquiera las competencias para defenderse de ataques de los dirigentes de sus estados miembros) y, lo peor de todo, se deja en el “limbo” las posibles soluciones a nivel estatal que se podrían dar a esos problemas (siendo una de ellas incluso la de dotar de esas competencias a la propia Unión Europea).

 

Ricardo Diez.

Fotografía de portada: European Parliament, Strasbourg, por: TeaMeister

Related posts

La UE firma un Acuerdo de Libre Comercio con Singapur

politicainter

La lucha contra la Mutilación Genital Femenina en el Derecho Internacional

politicainter

El fracaso de la política exterior de la Unión Europea

politicainter