El 9 de noviembre de 2014 se celebraba el 25 aniversario de la caída del muro de Berlín como antesala de la desintegración de la Unión Soviética. Todos los medios de comunicación y muchos gobiernos se hacían eco de la noticia; se organizan especiales en prensa y televisión, y homenajes y recordatorios en diferentes capitales del mundo.

Pero el énfasis en la conmemoración de la caída del “Muro de la Vergüenza”, sobre todo en las sociedades occidentales, choca con el olvido de la existencia de otras estructuras del mismo tipo existentes en todos los continentes y que, en muchos casos, están generando el mismo sufrimiento en las poblaciones locales que el producido en Alemania.

No todas estas estructuras existentes en el mundo son iguales ni obedecen a las mismas causas. Y no todas tienen la misma justificación jurídica en base al Derecho Internacional y los Derechos Humanos.

Podemos encontrar los siguientes tipos de zonas de prohibición de paso de personas en el mundo y exponer el efecto que causan algunas de ellas.

Muros contra la inmigración ilegal

Mexico-UsFrontera de Estados Unidos-México. Tiene una longitud de 3,185 km y un coste de más de 3.000 millones de dólares. Su justificación está entre el control de la inmigración ilegal y el tráfico de drogas. Para el control del tráfico de drogas no ha resultado efectivo ya que los traficantes utilizar túneles, aviones privados e incluso pequeños submarinos para hacer llegar su mercancía a Estados Unidos. Aun así el principal medio de acceso de narcóticos en Estados Unidos es camuflado en vehículos (coches, camiones y autobuses) y accediendo de forma legar por los pasos fronterizos.

Con respecto a la inmigración ilegal tampoco ha conseguido que ésta se reduzca, consiguiendo contrariamente una disminución en los regresos de inmigrantes a su país de origen debido al temor de no poder regresar de nuevo a EEUU, lo que ha aumentado la población ilegal total en el país.

[tweetthis url=”http://politicainternacional.es/la-proliferacion-de-las-barreras-y-muros-de-seguridad-conflictos-en-espera/”]Desde 1994 más de 10.000 personas han muerto intentando cruzar la frontera con Estados Unidos[/tweetthis]

Spain-MoroccoVallas entre Ceuta y Melilla (España) y Marruecos. Enmarcado en el programa fronterizo europeo FRONTEX impiden la entrada terrestre y también marítima de inmigrantes desde el norte de áfrica. Este control de inmigración elimina la opción de aplicar la Convención y el Estatuto del Refugiado a todas aquellas personas que estén siendo perseguidos debido a los conflictos en Libia o el Sahara Occidental entre otros, ya que se impide la llegada a todo el que lo intenta, sin discriminar entre los que pueden acogerse a la protección del estatuto del que es firmante España y todos los países de la Unión Europea.

“3.072 personas murieron al intentar llegar a Europa a través del mediterráneo únicamente entre enero y septiembre de 2014”

Vallas entre Botsuana y Zimbabue (500km). Justificada para evitar la propagación de la fiebre aftosa del ganado, es en realidad una barrera para evitar la inmigración desde la empobrecida Zimbabue a la prospera Botsuana.

Muros en territorios ocupados

Pared del Sahara. Marruecos ocupó el Sahara Occidental en 1976 al retirarse España, que era la potencia colonial de aquella región. Desde ese momento Marruecos instaló en la región a colonos nacionales expulsando a los saharauis locales. Desde 1980 marruecos comienza a levantar una serie de líneas de murallas (la más larga de 2.700 kilómetros es el segundo muro más largo del mundo después de la gran muralla china), que tratan de proteger las reservas de fosfatos (las mayores del mundo) y las reservas acuíferas de la costa atlántica para su explotación por parte de Marruecos. La mayoría de la población saharaui vive desde hace más de 30 años en campos de refugiados en Argelia.

“Marruecos e Israel son los dos países que más resoluciones de las naciones unidas han incumplido relacionadas con gestión de los territorios que ocupan”

Israel-West BankEl muro de Israel en Cisjordania (700 km). Justificado para evitar ataques terroristas contra la población israelí, es visto por muchos organismos internacionales como un segundo apartheid, construido para segregar a las comunidades palestinas. Está construido dentro del territorio palestino y para su construcción se han confiscado y destruido viviendas y barrios. Como tal, viola la 4ª convención de Ginebra, de la que es firmante Israel, en relación al trato y protección que deben recibir las poblaciones de territorios ocupados, y que prohíbe expresamente la confiscación y destrucción de propiedad privada.

El Tribunal Internacional de Justicia de La Haya determinó, en julio de 2004, que el muro violaba el derecho internacional humanitario y que debía ser demolido.

La “línea verde” en Chipre. Desde la invasión de la zona norte de la isla por Turquía en 1974, la isla se encuentra dividida en dos por un muro de 648 Km de longitud y una zona desmilitarizada gestionada por Naciones Unidas. Las comunidades Turco chipriotas y grecochipriotas viven completamente aisladas la una de la otra, y muchos ciudadanos no han podido regresas a sus casas y sus propiedades en las regiones contrarias han sido confiscadas. La Parte turcochipriota, que ocupa el 37% del territorio y que se autodenomina República Turca del Norte de Chipre, es reconocida a nivel internacional únicamente por Turquía.

Barreras de Post-Conflicto bélico

Las guerras entre países vecinos han terminado en muchos casos con murallas y zonas de contención al término de las hostilidades. Iraq se encuentra en buena parte cercada por las vallas que han instalado en su contra Arabia Saudí (900Km) y Kuwait (400km). Este aislamiento internacional ha sido en parte culpable de la fácil instalación en el país de grupos terroristas como Al Qaeda y, posteriormente de la creación del Estado Islámico al noroeste de la frontera de Iraq con Arabia Saudí.

La frontera entre la India y Pakistán también se encuentra vallada en su región de cachemira (Línea de Control), creando una frontera de facto que no ha sido reconocida internacionalmente. Desde la independencia de los dos países en 1947 han tenido lugar 3 guerras entre ellos y, en la actualidad, no deja de haber intrusiones y acciones militares entre los dos países casi a diario. Este conflicto no solo afecta a las comunidades que viven a ambos lados de la “Línea de Control”, sino que amenaza la estabilidad y la paz en toda la región por un posible conflicto mayor entre dos potencias nucleares.

“Desde 1990 más de 45.000 personas han perdido la vida en la región fronteriza de Cachemira”

En ambos casos de Iraq e India-Paquistán, además de las barreras de separación se están instalando campos de minas antipersonas (violando el derecho internacional). Esto, aparte de las víctimas que causa entre la población local, supone una barrera aun mayor que las propias vallas. La dificultad de eliminar estos campos hace que estas regiones puedan continuar siendo barreras para las poblaciones locales, aunque los conflictos entre sus países terminen.

El caso de las dos Coreas es uno de los más dramáticos. Los dos países están en guerra desde 1950 y en la actualidad la firma de un armisticio en 1953, mantiene el conflicto en suspenso. La zona desmilitarizada del paralelo 38, que separa los dos países, es una de las mayores acumulaciones de armas del mundo y el conflicto ha separado familias enteras desde hace más de medio siglo.

Israel-EgyptBarreras fronterizas en la península del Sinaí (Egipto). Desde 1982 una fuerza multinacional supervisa el alto el fuego entre Egipto e Israel en la región del Sinaí. Israel tiene vallada toda su frontera con Egipto y Egipto está levantando en la actualidad muros en ciudades como El Arish para evitar atentados de grupos insurgentes.

El coste de vivir amurallado

Como se puede apreciar las zonas de exclusión y prohibición de paso están creciendo por todo el mundo, y países como Israel se encuentran prácticamente amurallados.

Este tipo de estructuras contra la inmigración ilegal no son eficientes, y están generando un coste altísimo a los países occidentales mientras el número de muertos aumenta y las sociedades se vuelven cada vez más sectarias y xenófobas.

En el caso de los conflictos fronterizos, más que una herramienta de solución progresiva del mismo,  los muros y vallas se han convertido en una manera de poner el conflicto en “espera”, con tensiones constantes entre las partes y con el riesgo de reiniciar las hostilidades en cualquier momento. Pero aunque no se llegue a una confrontación frontal, estas estructuras causan el colapso económico en la región, aumento de la pobreza, la violencia y violaciones generalizadas de derechos humanos que provocan la aparición de grupos radicales que son amenazas para toda la región.

El muro de Berlín cayó pero las nuevas estructuras de hoy están diseñadas para ser soluciones permanentes y no dejan de crecer. ¿Cuáles pueden ser los próximos pasos? Estamos viendo como numerosos países están restringiendo el acceso de personas que vengas de países infectados por el Ébola. ¿Es este un primer paso para acabar construyendo nuevas murallas que impidan la movilidad de los enfermos? ¿Anteponiendo el coste de estas medidas a la búsqueda de una solución médica?

Hasta la fecha, ninguno de los muros analizados aquí ha resuelto el problema del que era objetivo. En el menor de los casos simplemente lo ha puesto en espera, y en el peor ha creado un sufrimiento en las comunidades locales que no existía antes, aumentando las violaciones de los derechos humanos, fomentando la economía sumergida y la aparición de grupos radicales.

RD

Fotografía :borders / frontiere. por Paolo Cuttitta (Se han realizado modificaciones)