El impacto del acuerdo nuclear con Irán en Oriente Medio

 

Iran (Español)El acuerdo sobre producción de material nuclear entre Irán y el grupo P5+1 (Los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más Alemania) ha supuesto un hito diplomático y uno de los grandes asuntos de política exterior de la administración Obama (que ya ha anunciado que vetará cualquier intento del Senado americano por invalidar el acuerdo).

Bajo este acuerdo, durante los próximos 15 años Irán deberá llevar a cabo las siguientes acciones bajo el control de observadores internacionales:

  • Eliminar sus reservas de uranio medianamente enriquecido
  • Reducir sus reservas de uranio poco enriquecido en un 98%
  • Reducir en cerca de dos tercios el número de sus centrifugadoras de uranio
  • Comprometerse a no enriquecer uranio más allá del 3.67%
  • No construir ninguna infraestructura para enriquecer uranio o generar agua pesada

Todo ello a cambio de que Estados Unidos ayude a levantar el embargo de Naciones Unidas que pesa sobre el país desde 2012 y que estaba paralizando 100 billones de dólares de importaciones y exportaciones hacia este país.

Las primeras reacciones al acuerdo

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han manifestado su satisfacción y han destacado que el control nuclear de Irán y la incorporación del país a la economía y a la escena internacional, tanto global como regional en la esfera de Oriente Medio, servirá para estabilizar la región y aumentará la presión para eliminar al Estado Islámico.

Esto puede ser así, la reaparición de un actor principal en la región debería de servir para mejorar el balance de poder en la región con Arabia Saudí y Turquía, y es muy posible que el precio del petróleo se mantenga a la baja gracias a la entrada adicional en el mercado del petróleo Iraní.

Los riesgos que puede suponer Irán en la escena regional e internacional.

No cabía duda de que una vez alcanzado un acuerdo sobre el programa nuclear iraní las sanciones tenían que desaparecer, ya que la posibilidad de que el país obtuviera una bomba atómica fuera del pacto de No Proliferación Nuclear fue el único motivo de imponer sanciones.

Pero la situación actual en la región ha cambiado mucho en los últimos años y existen nuevos riesgos que la reaparición de Irán puede desequilibrar de una forma u otra.

Relaciones de Irán en Oriente Medio

La guerra civil en Siria y el Estado Islámico

El resurgir de Irán como potencia regional presionará al Estado Islámico sobre todo en Iraq, ya que las Milicias Chiíes que luchan contra el Estado Islámico en este país han estado financiadas en los últimos años directamente por Irán. No cabe duda de que este apoyo va a aumentar sobre todo en recursos económicos, y tampoco cabe duda de que el régimen sirio de Bashar al-Asad recibirá renovados apoyos desde Irán, sobre todo una vez el levantamiento de las sanciones comience a notarse en el crecimiento económico de Irán. Esto supondrá una presión adicional contra el Estado Islámico es estos dos países que irá en línea de los esfuerzos de  Estados Unidos para acabar con el califato.

Yemen, el nuevo epicentro de la batalla entre Irán y Arabia Saudí.

En el plano estratégico, son los propios aliados de estados Unidos en la región, Israel y Arabia Saudí, quienes más han criticado el reciente acuerdo. Israel seguirá percibiendo a Irán como una amenaza, al menos hasta que la retórica del régimen de los ayatolas hacia el estado sionista se reduzca o cambie su discurso.

Pero no es Israel, sino Arabia Saudí, el gran perjudicado del reciente acuerdo. Al eterno conflicto entre Sunníes y chiíes (y étnicamente entre Árabes y Persas) se une la lucha por el control de la distribución del petróleo, en la que Arabia Saudí perderá su poder hegemónico en la región, y el apoyo iraní a los grupos rebeldes yemeníes (Houthis) que está llevando al país a su colapso, sin esperanzas ahora de una solución a corto plazo a medida que Irán aumente el apoyo a los grupos rebeldes en el país.

Nuevos retos para la comunidad internacional 

Esta situación, y sobre todo el temor de Arabia Saudí de verse rodeada de países chiíes (Irán,  posteriormente Iraq, y posiblemente también Yemen) hará que el odio sectario entre Sunníes y chiíes aumente y que, desde las comunidades sunníes de la región se aumente el apoyo (ya de por si elevado) a grupos fundamentalistas/yihadistas lo que aumentará la violencia, sobre todo en Iraq, y el riesgo de atentados en todo el mundo.

Este es el escenario más preocupante y hacia donde la comunidad internacional debe de llevar todos sus esfuerzos: a la búsqueda de una resolución del conflicto civil en Yemen y a evitar que el aumento de poder de Irán no desestabilice aún más Oriente Medio.

RD

Fotografía: Announcement after negotiations in Lausanne – Iran Talks por European External Action Service.