El drama de los refugiados más allá de Siria

image_pdfimage_print

Conflicto SirioLa avalancha de refugiados que está llegando a Europa en los últimos meses no es más que la cristalización de una situación que lleva desarrollándose desde el inicio de la primavera árabe en 2011 y que, junto con la intervención militar occidental en Iraq, ha desestabilizado el mundo árabe y amenaza con crear la mayor crisis humanitaria en el mediterráneo desde la segunda guerra mundial.

La situación puede parecer nueva, pero las cifras de la crisis de refugiados generados únicamente por la guerra civil en Siria desde 2011 hablan por sí solas: más de 215.000 muertos, 4 millones de refugiados: (más de 2 millones en Turquía, 1,2 millón en el Líbano, 1,4 millones en Jordania) y más de 7 millones de desplazados internos en Siria. De todos ellos, más de la mitad de estos refugiados tiene menos de 18 años y se encuentran desde hace 4 años sin acceso a servicios básicos alimenticios, sanitarios y educativos (en al menos dos ocasiones el Programa Mundial de Alimentos ha tenido que suspender sus programas de ayuda por falta de fondos) lo que es un caldo de cultivo ideal para la captación de adeptos por parte de los grupos fundamentalistas.

Siria, la punta del iceberg del drama de los refugiados

Origen, rutas y destino de los refugiadosPero esta situación no termina aquí: además de los refugiados del conflicto en Siria, existen millones de refugiados provenientes de Palestina, Iraq (causados por el Estado Islámico y el conflicto civil), Somalia, Afganistán (causados por la insurgencia talibán), en Libia (debido al conflicto civil post-Gadafi), en Yemen y Sudan del Sur (causados por la guerra civil), y en el Magreb causados por la pobreza crónica y los conflictos sectarios.

En total hay en el mundo más de 22 millones de refugiados y otros 50 millones más de desplazados internos (personas que han tenido que dejar su casa pero se encuentran dentro de las fronteras de su país de origen).

Esta afluencia de refugiados está generando graves problemas sociales y de seguridad en los países de acogida en oriente medio, que se encuentras ya saturados, y está causando un auténtico drama humano en el Mediterráneo con más de 3.000 muertos en 2014 y 1.800 muertos en lo que va de 2015, convirtiéndolo en la frontera más mortífera del mundo.

La respuesta de Europa.

La población europea parece despertar ahora al drama existente desde hace años en sus fronteras, aunque se siguen sin generar soluciones para paliar la crisis humana y evitar, entre otras cosas, que las mafias de trata de personas operen libre y directamente en todo el Magreb, e incluso en ciudades costeras como Sirte o Misrata en Libia. Estas mafias además, no se dedican únicamente a la trata de personas, sino que participan en actividades de tráfico de drogas, armas y gestionan buena parte de las redes financieras que dan soporte a grupos terroristas.

Europa es la mayor economía del mundo y la región del mundo con menos población inmigrante y refugiada, aun así los gobiernos de la EU siguen argumentando que no tienen capacidad de acogida.

Abrir las fronteras por parte de algunos países ha generado una crisis política y moral dentro de la Unión Europea sin precedentes, que amenaza directamente la continuidad del espacio Schengen y borra del espacio político los principios liberales de democracia, respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas en que estaba basada la construcción europea y los sustituye por un retórica xenófoba y nacionalista.

Es por eso que, además de aumentar considerablemente el número de refugiados que Europa debe de aceptar, se deben de tomar otras medidas conjuntas que van más allá del mediterráneo.

  • No permitir que las mafias se encarguen de los desplazamientos de refugiados en el norte de áfrica y oriente medio: Para ello Europa debe ayudar a la creación de canales de transporte más seguros, con campos de refugiados menos masificados, servicios estandarizados y corredores para la reunificación familiar, además de aportar ayuda técnica y económica a los países con mayor población refugiada: Turquía, Líbano, Jordania, etc.
  • Desarrollar una política migratoria común y crear un listado de países y regiones en conflicto que permita por un lado, la identificación de refugiados en riesgo, y por otro su asilo y recolocación por cuotas en los países de la Unión.
  • Aumentar la capacidad de rescate en el mediterráneo y redefinir el programa de gestión de fronteras FRONTEX

Es importante que los gobiernos de la Unión Europea entiendan y hagan entender a su población que la existencia de grandes grupos de refugiados es el mejor escenario para que grupos islamistas recluten personas para unirse a su causa. Ese escenario es una amenaza directa para Europa y el mayor aliciente para convertirse en el motor de la gestión de esta crisis (por no hablar del aliciente moral), que debe tener como primer objetivo el cuidado de los refugiados y, simultáneamente, la buscar de soluciones a los conflictos que los han generado y ayudar a desarrollar un marco socioeconómico estable en oriente medio en el medio plazo.

RD

Fotografía: portraits, por Andreas Schalk

image_pdfimage_print

Dejar respuesta