Política Internacional
Conflictos Derecho Internacional Oriente Medio

El ataque de EEUU es ilegal, pero la respuesta iraní lo es aún más

El ataque del pasado 3 de enero, por parte de Estados Unidos, hacía el general iraní Qassem Soleimani en territorio iraquí, es la acción con más potencial desestabilizante de los últimos años en Oriente Medio. A esta acción le ha seguido el bombardeo (sin víctimas) iraní de dos bases americanas en Iraq.

Ambos países han argumentado su derecho a llevar a cabo estos ataques, basándose en su derecho a la legítima defensa. Estas manifestaciones se han realizado a través de diferentes medios que incluyen, por supuesto, Twitter.

Pero a pesar de estos argumentos, la pregunta es si, como cada país argumenta, tienen derecho a llevar a cabo este tipo de acciones, que además se han producido sobre el territorio de un tercer país, Iraq.

La agresión y el uso de la fuerza en el Derecho Internacional

La Carta de las Naciones Unidas pretende ser muy clara con respecto al uso de la fuerza entre sus estados miembros.

En concreto, el artículo 2.4 reza lo siguiente: “Los Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas”.

Con respecto al derecho a la legítima defensa, las Naciones Unidas, en su artículo 51 establecen lo siguiente: “Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales. Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales”.

Cabe añadir aquí que el Tribunal Internacional de Justicia ha puntualizado que, para poder articular el derecho a la legítima defensa, el ataque sufrido debe de ser “grave y constante”. Adicionalmente a esto, los principios generales de necesidad, establecen que la respuesta defensiva militar debe de ser el último recurso posible, y tiene que estar destinada completamente a terminar con el ataque concreto que se está sufriendo. Este mismo tribunal ha dictaminado también que este uso de la fuerza debe de ser proporcional y causar el mínimo daño posible.

En base a estos artículos y principios, y a las diferentes interpretaciones que tanto la comunidad internacional como la académica ha establecido, analizaremos aqui la legalidad de los ataques cometidos por EEUU e Irán.

 

La legalidad del ataque de los Estados Unidos

Como vemos, una revisión literal del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, otorga el derecho a un país a la legítima defensa en caso un ataque armado contra él. Con esta lectura, está claro que el ataque de Estado Unidos estaría fuera de la ley, ya que Irán no habría atacado en ningún momento a Estados Unidos.

Esta versión literal del artículo 51 ha sido contrastada e interpretada por muchos miembros de la comunidad internacional, con un enfoque en el que la defensa preventiva, contra un ataque inminente, sería también legal (esta interpretación está en medio de un gran debate a favor y en contra). Esta es la posición de la Casa Blanca, del Pentágono y el Departamento de Defensa, que argumentan que su ataque era defensivo, y que el general Qassem Soleiman, estaba preparando un ataque inminente a los Estados Unidos en territorio iraquí.

El problema es que incluso con esta interpretación, existen serias dudas sobre si este supuesto ataque era realmente inminente, y si la respuesta de Estados Unidos era la necesaria dadas las circunstancias. Aclarar estos puntos está ahora en manos del gobierno de Estados Unidos, que debería de justificar este ataque ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Por otro lado, independientemente de la justificación del ataque contra el general iraní, lo que no tiene justificación es que el ataque se llevará a cabo en territorio Iraquí. Si Iraq estuviera colaborando con Irán (cosa que ha sido desmentida incluso por Estados Unidos) aún se podría llegar a justificar el ataque. Por lo tanto, es posible que EEUU pueda justificar su ataque a Irán (está por ver), pero no puede justificar su ataque a Iraq. Es por esta razón que el país ha violado el artículo 2.4 de la Carta de Naciones Unidas al atacar territorio iraquí, y necesita justificar si el ataque a Irán era legítimo o no.

Para poder legitimar el ataque al general Soleimani, Estados Unidos tendría que ser capaz de confirmar los siguientes puntos:

  1. Que el general Soleimani estaba operacionalmente involucrado en un inminente ataque contra instalaciones, personal o ciudadanos norteamericanos.
  2. Que el gobierno de Irán, como superior directo de Soleimani, había aceptado y dado las pertinentes órdenes para llevar a cabo ese ataque (Caso contrario sería aceptar que Soleimani trabajaba como rebelde de su gobierno).
  3. Que Matar a Soleimani debería haber evitado completamente esos ataques, y que además matarlo en Iraq fuera la única opción existente.

Estos serían los puntos que los Estados Unidos tendrían que demostrar en los próximos días, para que su argumento de uso de la fuerza en legítima defensa se legal, y no se hayan violado los artículos 2.4 y 51 de la Carta de las Naciones Unidas contra Irán (Ya hemos visto que el ataque contra la soberanía de Iraq es claro e ilegal, al no estar involucrado Iraq en este complot iraní).

Nota: Fuera de lugar quedan por supuesto las amenazas del presidente Trump a Irán con atacar lugares culturales en ese país. La sola amenaza es ya una violación del artículo 2.4 de la Carta de Naciones Unidas y, en caso de llevarse a cabo, estos ataques serían categorizados como Crimen de Guerra de Acuerdo de la Convención de Viena.

La legalidad del ataque de Irán

Después del ataque de los Estados Unidos, Irán respondió, el 8 de enero, con el lanzamiento de varios misiles balísticos contra dos bases militares en Iraq, que no causaron víctimas mortales.

El ministro de Asuntos exteriores iraní, Javad Zarif, confirmó que el ataque era una represalia al ataque americano y acorde al derecho de Irán a la legítima defensa (Es importante reseñar que, en este tweet, el ministro iraní da por finalizadas las operaciones militares Iraníes contra Estados Unidos).

¿Pero fue así? ¿Estaba Irán en su legítimo derecho de defensa explicado en el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas?

Vamos a suponer el mejor escenario para Irán: Que el ataque de EEUU es ilegal, y que incluso fuera categorizado como un ataque armado “grave”, como para que tuviera sentido invocar el artículo 51 para tomar medidas de defensa propia. El problema con este escenario es que el ataque americano, una vez ejecutado, estaba completado (esto hecho está incluso confirmado por el Pentágono). Debido a esto, el uso de la fuerza como legítima defensa no es legal, ya que no sirve para detener una agresión que debe de estar produciéndose, o que sea inminente según la doctrina analizara aquí. De hecho esta última doctrina es la de debería haber usado Irán como justificación, para que pudieran caber dudas sobre la legalidad de este ataque. Es decir, usar la misma justificación que usaron los Estados Unidos aunque, de esa manera, estarían justificando indirectamente la postura americana.

Además de esto, es importante reseñar que la Carta de Naciones Unidas prohíbe cualquier uso de la fuerza, salvo en legítima defensa, y especialmente prohíbe el uso de la fuerza por represalia por otro ataque, tal y como el propio ministro de exteriores iraní argumenta.

Es por todo esto que el ataque iraní contra Estados Unidos viola directamente el artículo 2.4 de la Carta de Naciones Unidas contra los Estados Unidos, y también lo viola contra Iraq, que por supuesto no tenía nada que ver con el ataque norteamericano a Soleimani.

Ricardo Diez

Fotografía de portada: IMG_3520 Iran, por: Ninara

Related posts

Cómo un Irán nuclear cambiaría el mundo

theinternationalpolicy

El impacto del acuerdo nuclear con Irán en Oriente Medio

politicainter

La proliferación de las barreras y muros de seguridad: Conflictos en espera

politicainter