El agua usada como arma de guerra por el Estado Islámico

Las noticias de la brutalidad con que el Estado Islámico impone su limpieza étnica y religiosa (Cuidadosamente emitida a través de las redes sociales) han sobrecogido al mundo. Aprovechando el descontento y la situación marginal de los sunníes en Iraq y la guerra civil en Siria se han hecho con el control de un territorio más extenso que Gran Bretaña y que integra una población de más de 10 millones de personas.

Esta expansión se ha podido llevar a cabo gracias a los siguientes recursos económicos con los que cuenta el Estado Islámico:

  • Material militar capturado al ejército y milicias sirias (fabricado en Rusia) y al ejército iraquí (fabricado en los Estados Unidos).
  • Ingresos generados a través de la extorsión, expropiaciones e impuestos sobre la población iraquí y siria bajo su control.
  • Reservas de divisas provenientes de los bancos existentes en las ciudades que han conquistado.
  • Gestión de los pozos petroleros bajo su dominio.
  • Ingresos por el pago de rescates de personas secuestradas.

Pero al margen de los objetivos militares y económicos, el Estado Islámico se expande también con el objetivo de controlar los recursos hídricos (embalses, lagos de agua dulce y presas) a lo largo de los ríos Tigris y Éufrates tanto en Siria como en Iraq.En el cauce del Éufrates el Estado Islámico controla las siguientes infraestructuras:

  • Presa de Tabqa (siria): Infraestructura que abastece de suministro eléctrico y de abastecimiento de agua a más de 5 millones de sirios. El estado islámico tiene su control desde 2013 y desde entonces ha disminuido el caudal amenazando la seguridad hídrica del país.
  • Regulador de Fallujah (Iraq): Desde su toma en 2014 el estado islámico ha cerrado el flujo de agua para posteriormente abrirlo en un intento de inundar las regiones rio abajo.

Y amenaza con conseguir el control de las siguientes:

  • Presa de Haditha (Iraq): Con la toma de la cercana ciudad de Rawa, el Estado Islámico amenaza directamente esta presa que es la segunda mayor del país.
  • Lago Habbaniya (Iraq): Situado junto a la ciudad de Ramadi tomada recientemente por el Estado Islámico. Este lago es una reserva de agua dulce alimentada gracias a las crecidas del rio y que abastece directamente a Bagdad.
  • Lago Tharthar (Iraq): Es el mayor lago de Iraq y la mayor reserva de agua dulce del país. Numerosas presas gestionan el abastecimiento a Bagdad. Se encuentra también próximo a Ramadi, tomada por el ISIS. La caída de esta reserva de agua en manos del Estado Islámico amenazaría directamente la supervivencia de Bagdad.

En el rio Tigris, el Estado Islámico amenaza:

  • Presa de Mosul (Iraq): El Estado Islámico controla la ciudad de Mosul desde 2014. La presa se encuentra al norte y fue tomada por el Estado Islámico al mismo tiempo de la ciudad aunque posteriores combates con las milicias Kurdas han evitado, de momento, su control por parte del Estado Islámico. Es la mayor presa en Iraq, con una capacidad de 11 kilómetros cúbicos que abastece de agua a una población de más de 4 millones de personas.

Estos dos ríos, en especial el Éufrates, con 2.700 kilómetros de longitud a través de Turquía, Siria e Iraq abastecen de agua a más 60 millones de personas y han sido el sustento de la civilización en la región desde el tercer milenio A.C.

En los últimos 40 años la degradación debida a la sobreexplotación (debido a los cultivos intensivos), el aumento de la población, el cambio climático, y la contaminación han reducido el caudal de estos ríos en un 40%. Esto ha puesto a la región en una situación de inseguridad alimenticia que la llegada del Estado Islámico amenaza con una sequía y una crisis humanitaria sin precedentes.

El agua como arma de guerra

El empeño en conseguir el control de las infraestructuras hídricas por parte del Estado Islámico es obvio. Con esto se pretende usar el agua como arma de guerra y cerrar el abastecimiento de Bagdad como paso previo al ataque final sobre Bagdad. Con este escenario el Estado Islámico podría dejar sin agua a toda la región chií al sur del país, que ya está sufriendo su escasez.

Otra amenaza de que estas infraestructuras caigan en su totalidad en manos del Estado Islámico es que éstas podrían ser usadas como seguro de vida para la supervivencia del EI, que amenazaría con destruirlas, si la situación militar llegara a amenazarles.

Este supuesto es un escenario devastador para la región, y cualquier plan para acabar con el Estado Islámico debe de contar con mantener fuera de su control las mayores infraestructuras hídricas del país. En caso negativo el Estado Islámico tendrá en su poder la capital del país y la suficiente fuerza para mantenerse en el poder en el largo plazo.

RD

Fotografía: Haditha dam, por Wikepedia (Se han realizado modificaciones).