Política Internacional
Derecho Internacional

La nacionalidad como derecho de nacimiento: Casos de Estados Unidos y España

La Declaración Universal de los derechos Humanos establece, en su artículo 15 que “Todo el mundo tiene derecho a una nacionalidad”, y en su artículo 24 establece más concretamente que “todo niño tiene derecho a adquirir una nacionalidad”.

La Declaración de Derechos Humanos como tal, no es un instrumento de Derecho Internacional vinculante a no ser, como es el caso de España, que dicha declaración esté vinculada al ordenamiento jurídico de un país (Constitución Española, art. 10.2).

Pero además de en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el derecho a la nacionalidad viene recogido en otros acuerdos internacionales como la Convención Internacional para la eliminación de todos los tipos de discriminación racial (Art. 5.c.3) o la Convención de los derechos de los niños (Art 7).

A pesar de esto, la gestión de la nacionalidad de un recién nacido en un país ajeno a la nacionalidad de sus padres, es gestionada de forma diferente según cada país.

El caso de España

La Constitución Española en su artículo 11.2 establece que “Ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad (española)”. Para definir el termino “español de origen” el artículo 17.1 del Código Civil establece que son españoles de origen los siguientes:

  • Los nacidos de padre o madre española.
  • Los nacidos en España cuando sean hijos de padres extranjeros si, al menos uno de los padres, ha nacido en España (se exceptúan los hijos de diplomáticos).
  • Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecen de nacionalidad (apátridas), o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad. En este caso puede realizarse un expediente en el Registro Civil de su domicilio para declarar la nacionalidad española con valor de simple presunción.
  • Los niños nacidos en España de cuyos padres se desconoce la identidad. Se presumen nacidos en España los menores cuyo primer lugar de estancia conocido sea territorio español.
  • Son también españoles de origen los menores de 18 años que sean adoptados por un español. Si el adoptado es mayor de 18 años, podrá optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a partir de la constitución de la adopción.

Como vemos, la legislación española garantiza el Ius sanguinis (derecho de sangre) de sus ciudadanos asegurando la nacionalidad española a sus descendientes independientemente del país en el que nazcan; pero, con respecto al Ius soli (derecho del suelo), el ordenamiento jurídico español solo reconoce la nacionalidad de niños cuyos padres no sean españoles en los casos arriba descritos (por lo que a priori, un niño nacido en España de padres no españoles NO tendría la nacionalidad española salvo que se cumplan los criterios arriba definidos).

El caso de los Estados Unidos

Los Estados Unidos garantizan el Ius sanguinis de sus ciudadanos aunque sus hijos nazcan en el extranjero (aunque puede haber excepciones para la descendencia de ciudadanos que han recibido recientemente la ciudadanía) y requiere de un proceso administrativo específico.

Con respecto al Ius soli, la legislación americana tiene un carácter más amplio que España. La Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos establece en su sección primera que: “Toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos, y sujeta a su jurisdicción, es ciudadana de los Estados Unidos y del Estado en que resida. Ningún Estado podrá crear o implementar leyes que limiten los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco podrá ningún Estado privar a una persona de su vida, libertad o propiedad, sin un debido proceso legal; ni negar a persona alguna dentro de su jurisdicción la protección legal igualitaria”.

Esta enmienda garantizaría que cualquier persona que, independientemente de la nacionalidad de sus padres, haya nacido en el territorio de los Estados Unidos sea automáticamente ciudadano de este país.

Este último punto está actualmente en pleno debate en los Estados Unidos ya que el presidente Trump planea, a través de una orden ejecutiva, eliminar este derecho a los nacidos de padres extranjeros, especialmente si no son residentes legales del país. Analizando la estructura constitucional del país y las intenciones del presidente se puede prever un choque legal y la creación de un debate (ahora mismo con motivos electorales) que puede durar fácilmente hasta las próximas elecciones presidenciales.

Ricardo Diez

Fotografía de portada: USA has been sighted por: Lauren Manning

Related posts

La lucha contra la Mutilación Genital Femenina en el Derecho Internacional

politicainter